5 años de ausencia fueron recompensados por Rise Against

¿Les ha pasado que transcurren los años y en la memoria aparecen recuerdos que quisieran revivir? Creo que eso le pasó a muchos el 18 de mayo en Pepper’s Club en el concierto de Rise Against.

Y no solo hablo del regreso de la banda estadounidense, sino también de los costarricenses de Bufonic que estuvieron fuera de la escena musical por 5 años.

Todo este tiempo tendría que ser recompensado, por ambas bandas en una noche, en el evento organizado por Destiny Records y Stand Up Productios.

Los heredianos comenzaron su repertorio con “El eco”, pieza que también le da inicio a “Salvador bufónico”, disco lanzado en el 2010.

El amor del público hacia los nacionales era notable, tanto por los saltos, los gritos, un mini moshpit (aún el lugar no estaba lleno en su totalidad) y, sobre todo, por cómo coreaban sus canciones mientras levantaban los puños al ritmo de “Cien mil”, “Tiempo en contra” y “Edificaciones”.

Ante tal respuesta de los fanáticos, la banda mostró su afecto y agradecimiento y, de una vez, le dio paso al espectáculo de Rise Against.

Justo al ser las 09:09 p.m. los estadounidenses salieron al escenario en medio de una luz tenue azul y un poco de humo que adornaba el escenario.

Ready to fall” fue la elegida para dar inicio al espectáculo y calentar, por completo, el ambiente de Pepper´s Club que, por cierto, desde la parte de arriba se veía lleno; era como una masa humana gigante que se movía coordinadamente al ritmo de la batería.

La adrenalina estaba alta y el concierto seguía con “Good left undone”, “Re-education”, “Satellite” y “The violence”, canciones que es estaban siendo interpretadas con rudeza.

Con micrófono en mano, Tim Mcllrath le hizo saber a los asistentes que la banda no se ha olvidado de Costa Rica y por ende, dejarían todo en el escenario para complacerlos y demostrarles su cariño.

Eso sí, no fue el único momento emotivo de la noche ya que, en medio del concierto, le hicieron un pequeño homenaje a Chris Cornell, vocalista de Soundgarden y Audioslave, quien había fallecido ese mismo día.

Con cada una de las canciones aumentaba la euforia, tanto de Rise Against como de los asistentes, hasta que llegó el turno de “Savior”, pieza que cerraría la noche y dejaría a más de uno con un buen sabor de boca y les haría saber que 5 años de espera valdrían la pena.

[button size=large style=square color=blue align=none url=http://portafolio.labasecr.net/?p=10589]Galería completa [/button]

Relacionado

Deja un comentario