STING pudo más que la lluvia.

Fotografía por: Diego Irola

Crónica: Luis Acuña Fallas

Cerca de la 1:00pm ya se podían observar los vientos de concierto en los alrededores del Estadio Nacional en La Sabana, a esa hora ya estaban apareciendo algunos vendedores de camisetas quienes bajo un fuerte sol construían algo muy similar a un tendedero de ropa, tal y como estamos acostumbrados a encontrarlos en cualquiera de nuestros barrios.

Estos tendederos, lucían camisetas negras con la cara de Gordon Matthew Thomas Sumner, mejor conocido desde los años 70tas como STING, todo un icono británico de la escena del Rock mundial.

Fue hasta pasadas las 4:00pm cuando los fans de STING empezaron a formarse en filas a las afueras del estadio, el ambiente aun no calentaba, pero pululaban de todos los rincones vendedores ambulantes ofreciendo capas para la lluvia, algunos optaronpor adquirirlas y los más incrédulos pensamos que no haría falta. Gran equivocación, y equivocación doble, en el espacio del concierto fijo la íbamos a ocupar y además las tendríamos que comprar dos veces más caras que afuera.

Al ser las 6:30 y con algunas gotas de lluvia y poca asistencia de público ya ubicado en sus respectivos espacios, Pato Barraza fue el primer telonero de la noche; casi que como por invocación Pato trajo la lluvia, que a partir de ese momento y hasta minutos antes de que iniciara STING fue una constante, a pesar de del aguacero iniciado y la poca asistencia Pato fue bien recibido y aplaudido como se lo merece.

7:00pm se acerca un rumor a la zona de prensa, que para ese momento se había trasladado del frente de la tarima a otro espacio muy cerca del toldo de sonido, pues el aguacero era bastante fuerte y no queríamos dañar las cámaras ni las grabadoras que teníamos listas para empezar a retratar los pocos minutos que teníamos de las dos primeras canciones de STING. El rumor decía que a las 7:15pm se iniciaba con una sorpresa; y así fue, puntual la sorpresa.

Un segundo telonero, aparece en medio del escenario a solas con su guitarra, se presenta y agradece al público que ya para esa hora había colmado casi el 80% de la capacidad  del lugar  “Me llamo JoeSummer, muchas gracias para venir aquí con la lluvia, era (son)heeee muy fanáticos de la música” hasta este momento nos percatamos que ese segundo telonero era nada más y nada menos que uno de los hijos mayores de STING, Joe Summer.

Un timbre de voz muy similar al de su padre y una habilidad impecable para tocar la guitarra llevo al público casi a olvidar que estaban empapados y con frió. Joe y su guitarra pasaron pocos minutos a solas en el escenario, fue acompañado por un bombo y unos platillos de batería que fueron llenando de energía el mojado estadio.

Le toco el momento de subir a tarima a los terceros teloneros TheLast Bandoleros de Texas USA. Una banda de buen calibre y que se encargó de hacer mover al público un poco más con su propuesta musical, una función de Rock Country.

8:15 se apagan luces del estadio, se ilumina la tarima y sale el legendario STING, con esa aparente calma que lo distingue y con su vestuario casi que similar en todas sus apariciones públicas; para ese momento estábamos todos muy mojados y con muchas ganas de escucharlo. Para ese momento también el asunto de la lluvia paso a un segundo plano y solo había que preocuparse por disfrutar, cantar y bailar.

Como dato importante, su hijo Joe y varios de los integrantes de TheLast Bandoleros eran quienes hacían los coros y acompañamientos a STING, todos eran parte de la misma banda y a su vez formaran bandas por separado. (A mí me pareció un dato curioso)

Con presencia imponente en el escenario, una voz casi que intacta (a pesar de sus 65 años) y en sus manos el instrumento que siempre lo ha acompañado, su bajo, STING canto de todo, hizo un recorrido por sus mejores éxitos como solista, pero no olvido en su repertorio algunas de las mejores canciones cuando ThePolice llenaba conciertos.

Sting durante su presentación de anoche en el Estadio Nacional.

A post shared by labasecr.net (@labasecr) on

Después de su tercera canción Englishman in New York una de las más cantadas por los asistentes todo fue fluido por más de 90 minutos de concierto; una marea de capas plásticas se mantuvo en continuo movimiento por todo el resto del chivo; ya no importo la lluvia que apareció un par de veces más por el concierto.

Al final, un público contento aplaudía para hacer salir a su ídolo de los camerinos por dos ocasiones más y tocar unas cuantas piezas.

Sting en el cierre de su concierto

A post shared by labasecr.net (@labasecr) on

Los aplausos fueron cesando conforme se iluminaba nuevamente el estadio nacional, esas luces que nos anuncian el final de un concierto, en este caso un chivo que valió la pena la mojada y que de espaldas a la tarima y caminando hacia la salida nos hace querer escuchar nuevamente los grandes éxitos de STING, ojala en vivo.

[button size=large style=round color=black align=none url=http://portafolio.labasecr.net/?p=10364]Set completo de fotos[/button]

Relacionado

Deja un comentario